“con fuerza de voluntad, incluso un ratón puede comerse a un gato”